viernes, 17 de abril de 2015

Los inicios.

Mis recuerdos sobre la elección se remontan a mi infancia, 6/7 años. Es curioso porque me hice hincha de River Plate dado que en mi familia no había interés por el futbol. Papá Hugo prefería ver el boxeo y jugaba a la pelota paleta. Mama Annamaría se hizo hincha de Racing Club, de eso me enteré mucho más tarde, dado que vino a la Argentina desde Italia a principios de los 50. Luego con el tiempo se hizo de River Plate para verme feliz.
También mi medio hermano italiano Mario es de Racing por el mismo motivo. A mi desaparecida hermana Sandra no le interesaba el fútbol.
El Ser se afianzo en la escuela primaria donde estábamos Nosotros y Ellos. También había de los otros (Independiente, San Lorenzo-con gran arraigo local por el Lobo Fischer, Velez Sarsfield,-increíble por estas latitudes, Estudiantes de La Plata, etc.).
Luego vino lo mejor, ya de grande, cuando forme familia, ahí si todos gallinas (Lilian, Ailen y Emiliano), hasta los perros salchichas que nos cuidan.
La pobre Ailén cuando estaba por cumplir los 15 añitos me pregunto si podía descolgar de la pared de su pieza ese cuadro con la formación de River por el Campeonato del 97.

Como es “Ser” en el interior

Es muy diferente que serlo en Bs As, donde el amor por River se puede renovar Domingo a Domingo concurriendo a las canchas a alentar.
Pocas veces se dá poder ver a River en vivo y en directo, como se dice. Cuando venía a jugar algún Torneo Nacional a Posadas, a jugar un amistoso o sino viajar a Buenos Aires.
Durante mi niñez nos juntábamos a escuchar la radio los domingo donde pasaban la fecha completa a la misma hora, salvo el adelantado por la televisión pública los viernes a la noche y a River le tocaba ser televisado 2 o 3 veces al año.
En esas reuniones estábamos todos mezclados y solo se podía gritar el gol propio (aunque en el pensamiento estaba el deseo de la derrota del rival de toda la vida). Allí también comencé a amar las estadísticas donde en hojas de cuadernos anotábamos los enfrentamientos con los goles y sus autores a medida que la fecha avanzaba. Una maravilla fueron esas siestas-tardes domingueras con Alberto, los hermanos Saleh, Fabian, Javier, Anibal y otros que la memoria me falla.
Eran los mismos amigos de la vida que jugábamos a la pelota los días sábado.
Más adelante vinieron los codificados y ahí organizábamos con una banda para verlos.
Hoy dia se transmiten todos los partidos y los disfruto con mi hijo Emiliano (me río porque tiene las mismas broncas y comentarios que yo tenía a su edad….son los genes rojo y blanco).

Afianzar la pasión

Otra de las cosas que hizo crecer mi pasión por River es que comencé a comprar la revista El Gráfico desde el año 1972 en forma ininterrumpida. Con el tiempo fui consiguiendo números más antiguos por internet o comprándolos en Bs As cuando viajo.
El Gráfico es todo un tema en mi vida, lo esperaba con muchas ansias los días miércoles (llegaba por avión) y me la devoraba en horas. Era el momento de corroborar en imágenes lo que José María Muñoz nos había hecho creer en su relato dominguero.
Estas revistas me acompañaron con cada mudanza, inclusive cuando fuí en el año 1981 a estudiar ingeniería a Resistencia. Hoy los tengo en tres estanterías dentro de cajas por años.

Otra de las cosas que hizo crecer mi pasión por River es que comencé a comprar la revista El Gráfico desde el año 1972 en forma ininterrumpida. Con el tiempo fuí consiguiendo números más antiguos por internet o comprándolos en Bs As cuando viajo.

Las estadísticas

Continuando esa semillita que había germinado dentro de mí sobre las anotaciones de mi infancia, ya en mi juventud, ayudado por publicaciones (El Gráfico (http://www.elgrafico.com.ar/) y Olé (http://www.ole.com.ar/) comencé a llevar las estadísticas de River Plate primero en fichas y luego en cuadernos de tapa dura. Lástima que las perdí con las mudanzas, dado que serían verdaderos testimonios. Por suerte logré trascribir gran parte de las mismas a planillas Excel.
Luego vino la parte de la compra de libros (hay una oferta muy variada al respecto) para conocer más a fondo sobre la historia, los comienzos, los planteles y su gloria.
Actualmente comencé a conseguir la vieja revista partidaria River que me sirvió para incorporar datos que las otras no tendrían por razones obvias.
Internet!!!!! Me permite investigar e intercambiar con otros “locos” que llevan la misma pasión toda información referente.


Hugo Sciutto. Posadas, Misiones, 17/04/2015.